Niños estresados. Un mal moderno

Niños estresados. Un mal moderno

estresA pesar de que estamos en época de vacaciones y todo el arduo trabajo del año parece tener un descanso, no hay que olvidar que falta la mitad del año y que en muchas ocasiones es el tiempo donde nuestros hijos deben esforzarse aun más para lograr sus pequeños desafíos y ser aún más independientes y autónomos.

¿Cómo  podemos darnos cuenta que me pequeño hijo/a esta estresado? Algunos síntomas son: dolor de cabeza, molestia estomacal, problemas para dormir, pesadillas, enuresis, y disminución en el apetito. También se evidencia mucha ansiedad, preocupaciones, miedo a la oscuridad o a esta solo, rabia, llanto, agresividad, reacio a participar en actividades tanto escolares como familiares en las que antes si lo hacia.

Para que esta segunda parte del año no se convierta en un suplicio y una fuente de estrés para nuestros niños/as, se recomienda:

  • Potenciar actividades extraescolares, pero no incluir más de las que ya posee. Los niños saturados por exceso de clases extraescolares y sin tiempo libre, viven una situación que les genera estrés.
  • Buscar momentos de tranquilidad y tiempo libre con el niño para que aprenda a disfrutar de las pequeñas cosas que tiene alrededor. Es la oportunidad de hablar con el niño, demostrarle cariño y darle el apoyo que necesita.
  • Buscar apoyos sociales, de otros padres, amigos, familia que pueda ayudar a los padres y proporcionar al niño otras experiencias con otros niños o adultos que pueden ser también enriquecedoras.
  • Debemos estar atentos a los desafíos que nuestros hijos/as están preparados para asumir por eso debemos estar atentos a los cambios que podamos observar en ellos, para poder determinar el grade de madurez de nuestro hijo/a.
  • Entregar autonomía e independencia a su hijo/a, para que poco a poco se prepara para asumir nuevas responsabilidades y vaya practicando la realización de ciertas acciones, para que en el momento de ser autónomo su ansiedad a lo desconocido disminuya.
  • Estimularlo a solucionar su problemas y acompañarlo al asumir sus errores, esto contribuirá a la responsabilidad y al entendimiento de que las acciones tienen sus consecuencias, disminuyendo su ansiedad y nerviosismo.
  • Permitirle el asumir ciertas acciones, dependiendo de la edad como: la ropa que se pone, la comida en alguna ocasiones y entre dos opciones, el regalo de un amigo dentro de un presupuesto y más adelante podrá decir como decora su habitación.

 

Los consejos mencionados van en la línea de preparar a nuestros hijos/as para los distintos desafíos que se van produciendo, esta preparación contribuirá a que ellos se sientan listos en cierta medida, ayudando a que el estrés no los invada de una forma negativa.

Prev Los hombres también sufren la depresión después de un parto
Next Concurso “Cuentos de invierno 2015″

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment