Padres controladores, hijos fuera de control

castigo¿Qué es un papá o mamá controlador(a)? ¿Qué consecuencias puede tener para los niños crecer en un ambiente que los limita y controla? ¿Cómo podemos cambiar hábitos y formas de comportarnos con nuestros hijos?

Muchas mamas y papas de hoy fueron criados por padres controladores y autoritarios de ayer, y es muy posible que estén siguiendo los pasos de sus padres en la crianza de sus hijos. Otros papás, en su afán de proveer lo mejor para sus hijos, y darles la oportunidad de convertirse en todo lo que ellos no pudieron ser, tienen a los niños con clases de música, inglés y chino mandarín aparte de la escuela de futbol y el orgullo de que su hij@ aprendió a leer antes de entrar al colegio gracias a las tarjetas y estimulación obsesiva para que este aprendiera todo lo que un niño más grande debería estar aprendiendo.

Muchos papás piensan que su “trabajo” como padres es controlar a sus hijos, quizás de la misma manera que sus padres los controlaron a ellos, y lo intentan hacer a través de gritos, amenazas, culpa, juzgando, demandando, molestando, sermoneando, etc. con tal de conseguir que los niños hagan lo que dicen. Sin embargo, eso no funciona y no creará una relación cercana, sana y feliz entre padres e hijos. Más bien créa una relación tensa y donde habrá un constante conflicto de quien tiene el poder sobre los niños, los padres o ellos mismos.

Algunas señales de que puedes ser un papá o mamá controlador(a) son estas:

  1. Administras y controlas lo que come, su apariencia, hobbies y vida social.
  2. Le das afecto como premio, pero se lo quitas cuando l@ castigas.
  3. Críticas a tus hijos más de lo que lo elogias y regaloneas.
  4. No respetas la privacidad de tu hijo. Incluso cuando son chiquititos, ellos necesitan un espacio propio.
  5. Invalidas o ridiculizas las emociones y/o opiniones de tu hij@.
  6. Le prohíbes o te molesta cuando tu hijo te hace preguntas o cuestiona tus decisiones.
  7. No estás dispuesto a admitir tus errores.
  8. Piensas que tus hijos te pertenecen y que tienen que ganarse tu amor.
  9. Ves los deseos de tus hijos de independencia y autonomía como un rechazo personal
  10. Has abusado física, verbal o emocionalmente de tu hij@.

Mucho de lo que mencioné arriba suena como situaciones extremas, y muchos pensarán que no tiene nada que ver con cómo crían a sus hijos. Sin embargo, pequeños detalles como hacer que tu hija baile ballet cuando lo que ella quiere es salir a jugar con sus amigas a la plaza, cada vez que tu hijo hace algo malo y lo retas, dejas de hablarle hasta “que se le pase”, cuando te das cuenta de que cometiste un error y te “haces la loca” para que nadie se dé cuenta, tu hijo de 3 años no para de preguntarte “por qué” a todo lo que dices y tu sólo le respondes “porque yo te lo digo”. Éstas y muchas otras situaciones se repiten a diario en muchas familias y son actitudes controladoras.

A nadie le gusta sentirse controlado y nuestros niños no son la excepción. Muchos harán lo que les decimos, aunque no lo quieran, para así evitar conflictos o castigos, pero lo único que estamos haciendo es desarrollar en ellos una personalidad rebelde y que se resista a los intentos de control, resultando en que no podamos tener una relación sana con nuestros hijos.

Cuando entramos en el círculo vicioso de ver quién tiene el poder en la relación entre padres e hijos, estamos siendo responsables de crear una relación complicada y poco fluida con los hijos. Ellos pueden resistir cosas tan simples, como bañarse, comer, lavarse los dientes, hacer tareas, irse a dormir o ser amigables con otros niños. Esto no lo hacen porque no quieran dormir o no les interese tener amigos, si no que es lo que ellos pueden controlar, y se “revelan” al control parental excesivo de esta forma.

¿Qué consecuencias podemos ver directamente en los niños?

  • Comportamiento que los puede poner en peligro.
  • Niños con síntomas de depresión o deprimidos.
  • Niños tensos, ansiosos, enojados o infelices, no se sienten amados.
  • Niños con baja autoestima.
  • Niños que pueden tener problemas para relacionarse con otros niños.
  • Les cuesta o no saben tomar responsabilidad por sus acciones.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias para los papas y mamas que intentan controlar a sus hijos?

  • Ser padres se vuelve un problema y una carga.
  • Sentir resentimiento contras los niños.
  • Sentirse enojado, frustrado y ansioso.
  • Sentirse sobrepasado y fuera de control.
  • Sentir que se ha fallado como papá/mamá.

Ser padres puede ser una de las experiencias más satisfactorias de nuestras vidas cuando aprendemos a respetar a quienes amamos. El respeto mutuo, por la libertad y autonomía del otro es algo que los niños aprenden en su casa, y les enseña a buscar su propio camino e independencia en sus vidas.

Dejar de lado la paternidad controladora abre un mundo nuevo de amor en la familia. Inculcar la responsabilidad y el respeto en los niños, por muy pequeños que sean, es la base de todo lo que aprenderán en sus vidas. Ser bondadosos, sinceros y sensatos con nosotros mismo nos permite establecer los límites necesarios para la crianza de los niños y enseñarles a ellos qué comportamiento es aceptable y cuál no.

Fuente: @Luis Fabres

Prev La cesárea: una intervención mayor
Next Los hábitos en el hogar

4 Comments

  1. buenisimo el articulo y a no confundir ser “controlador” con poner limites, ya que tambien es valida la ecuacion “Mientras mas permisivos son los padres, menos limites tienen sus hijos y mas maleducados seran” Ya que los limites son indispensables para criar a los niños en el respeto por si mismo y por el otro.
    saludos
    Denise

    Reply
  2. Wow es increible que todas la actitudes de los seres humanos ya esten clasificadas y asi poder saber de alguien sin necesidad de conoserlo.

    Yo supongo que tengo padres controladores pues hacen 85% de lo que se menciona arriba, y saben aparte como hijos tendemos a adoptar esas conductas por que hemos estado años controlados y cuando tenemos independencia no sabes que hacer que aveces no sabes que hacer para que se acabe la forma de control que se ejerce sobre ti , sobre todo para los padres controladores se averguenzan de ello tanto que llevan a fingir a su hijo simulando que todo esta bien.

    A mi en lo particular me consideran un genio, todas las personas que me conosen pero en verdad es por que se me ha forzado a ser casi perfecto y por ese “casi” siempre se enojan hasta por una decima para llegar al diez.

    me decidi a escribir esto para que algun psicologo escriba en algun libro esto afin que sea escuchado y cambie al mundo a si se evitaran asecinos locos, masoquistas, y demas problemas sociales.

    gracias.

    Reply
  3. Hola, como están, he leído varios de sus artículos los que me han parecido muy interesantes. Somos padres de una niña de 2 años 7 meses, que es nuestra vida. Es inteligente, cariñosa, sólo por nombrar algunas de sus virtudes, y para su edad ha alcanzado un nivel de dicción y lenguaje que hasta nosostros nos sorprende. Pero no es esta nustra inquietud, ya que entendiendo la edad que tiene, que está sola en casa con su mamá durante el día hasta que yo llegue del trabajo, últimamente se ha puesto bastante porfiada, desordenada y ago indiferente a nuestros retos que si bien no son graves, tampoco nos dejan muy contentos, ya que terminamos algo nerviosos y arrepentidos, ya que creemos que esto no lo debiéramos estar haciendo, sino dejarla crecer libremente y asumir que es un proceso de su corta edad. Estamos en lo correcto?, debemos enfocarnos en los límites, o dejar que ella siga haciendo de las suyas hasta que se canse y disfrute libremente? Gracias por su atención y espero por su respuesta.

    Reply

Leave a Comment