Papá en Rodaje – Capítulo 1: Explorar

Papá en Rodaje – Capítulo 1: Explorar

papa en rodajeEscribir sobre la experiencia de ser padre, le ha dado una nueva dimensión a este maravilloso proceso. Puedo decirlo con propiedad, luego de haber cumplido un año compartiendo mis vivencias a través de un blog, bautizado con el mismo nombre de esta columna: Papá en Rodaje.

Una denominación bastante acertada, en cuanto soy un padre primerizo, en constante entrenamiento y aprendizaje y que, por lo tanto, suplica a su hijo (y al mundo, en general), tenerle paciencia y bajar (al menos, un poquito) los niveles de presión recibidos cotidianamente. Acostumbrado a otro ritmo en mi vida, he debido reaccionar de manera veloz a la vorágine, con las consecuentes huellas en mi cuerpo (ojeras, desgaste, dolor muscular…) y en mi cabeza (angustias, preocupaciones, pesadillas…). Mis amigos, a casi 3 años del último acontecimiento que cambió de manera radical mi vida, me llaman “Papá en Rodajas”, a la luz de lo anteriormente expuesto.

Pero he superado varias pruebas, a estas alturas. Si lo hice con buen o relativo éxito, es algo que ustedes, estimados lectores, están llamados a analizar. Claro, siempre y cuando deseen hacerlo. Muchas veces, creo, les bastará con leer y disfrutar de cada historia, independientemente de las decisiones que hubiesen tomado en mi lugar o cómo pretenden afrontar las mismas disyuntivas que he intentado resolver.

Esta columna no la escribe un médico (pude serlo en un momento, pero me arrepentí a tiempo); ni un sicólogo (estoy rodeado de ellos y, obviamente, influyen en cierta medida); ni tampoco un filósofo (admiro mucho ese concepto, como para aspirar a convertirme en uno). Las ideas vertidas en esta web son responsabilidad de un papá, como muchos de ustedes, y está cargada de sus sueños, temores, dudas, anhelos…frustraciones…en la misteriosa pero reconfortante labor de la crianza.

Me arrojo con pasión en esta nueva aventura de “columnista”, con más incertidumbres que certezas. Y, disculpen esta franqueza, pero creo que es finalmente esa falta de “seguridad”, la que vuelve estos relatos más interesantes y menos fríos; más apasionados y menos racionales.

En la medida que transcurran las entregas, se darán cuenta de que mucho de lo que soy, como papá, escapa de las convenciones, sobre todo, en lo que respecta a presencia, protagonismo, responsabilidades. Ello, aun cuando entiendo que, en casa, sigo siendo solamente un actor de reparto. Una situación que se mantendrá, muy probablemente, algunos años más.

Prev DIMEE: Impulsando el desarrollo integral, motriz, emocional y educacional.
Next Ojo con la sal: Óptimo consumo de sodio en nuestros niños

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment