Papás y mamás [email protected]: no son de acero

por Daniella Rossi

En los últimos 20 años, la realidad de la familia ha cambiado y hoy en día las familias nucleares, conformadas por papá, mamá e hijos son menos comunes que antes. Al mismo tiempo, las familias dirigidas por una mamá o papá solo están siendo mas aceptadas socialmente, reconociendo el esfuerzo que hacen los(as) jefes(as) de estas familias.

La vida para los miembros de estas familias no es siempre fácil, no solo porque la mamá o el papá tienen que cumplir un doble rol, pero también pueden tener una visión irrealista sobre como su familia debe funcionar (como una familia “normal”) y cuando esto no sucede, la sensación de que algo está mal puede invadir a uno o todos los miembros de la familia. El papá o mamá puede sentirse sobrepasado(a) y ansioso(a) por tener que hacer malabares para cuidar de los niños, mantener un trabajo y un hogar y pagar cuentas, sin mencionar la búsqueda de una vida nueva y satisfactoria.

Las familias de padres solteros deben lidiar con temas que las otras familias no, como:

  • Visitas parentales y problemas de custodia de los niños
  • Efectos de los conflictos parentales
  • Los efectos de la separación en los niños, como bajo rendimiento escolar y relaciones con sus pares
  • Cambios o problemas en las relaciones con el resto de los familiares
  • Problemas causados por la vuelta de los padres a la vida de solteros, como relaciones nuevas y desilusiones

No es fácil ser padre o madre soltera, nadie puede negar eso. Sin embargo, muchas veces olvidamos o no nos preguntamos cómo es para los hijos de éstos.  La mejor manera de afrontar estos problemas y situaciones es CONVERSANDO. Padres e hijos se benefician al compartir sus sentimientos y pensamientos, incluso los más pequeños que a veces son olvidados. Crear las instancias para hablar con los niños, escuchar que piensan y sienten sin juzgarlos ni recriminarlos es fundamental para tener una relación estrecha con ellos.

Ser papá o mamá es difícil, agotador y consume cada gota de energía que tenemos en el cuerpo, sin embargo es difícil pensar en algo más gratificante y maravilloso que la paternidad. Estas dificultades y penas son dobles cuando se es padre o madre soltera(o), sin embargo creo que la gratificación también es doble cuando se ven los frutos de tanto esfuerzo y amor en los ojos de aquellos que son el combustible del motor interno que cada uno tiene dentro.

Prev Sonia Castro, Mamá Terapeuta: “Nunca hay que perder la esperanza”
Next Los bebés y los alimentos sólidos

1 Comment

Leave a Comment