Peleas entre hermanos: cómo controlarlas

Peleas entre hermanos: cómo controlarlas

“Mi hermano empezó…es su culpa.”. “Yo no fui fue mi hermana”. “¿Por qué él puede ir y yo no? ¡No es justo!”

¿Te suenan familiares estas quejas? Si tienes dos o más hijos, seguramente estas frases son pan de cada día.

¿Por qué tanta pelea?

La mayoría de las veces la peleas se originan por situaciones insignificantes  en apariencia.  No obstante, resolver los conflictos está lejos de ser algo sin importancia. Los expertos aseguran que las peleas entre hermanos afectan su autoestima y autonomía, alteran la armonía familiar e influyen en la forma en que elegirán a sus amistades en el futuro. Incluso la manera en que los adultos lidian con sus problemas puede ser reflejo de los conflictos que tuvieron con sus hermanos en la infancia.

No es fácil inculcar valores como compartir y cooperar con los demás cuando hay que lidiar también con sentimientos como los celos, la ira y la agresividad. Si quieres lograr el equilibrio, prueba los siguientes consejos:

 

  • Busca el origen del problema: La mayoría de las veces los adultos intervienen cuando estalla la violencia, por lo que rara vez pueden determinar el origen. Observar a nuestros hijos nos brinda muchas oportunidades de alentar el comportamiento que consideramos positivo, por ejemplo, elogiarlos cuando le prestan sus juguetes a uno de sus hermanos.
  • Respeta sus sentimientos: Cuando los chicos se enojan, la ira impide que procesen la información de manera correcta. Hay que esperar a que se calmen, y entonces enseñarles a relajarse controlando la respiración o agitando las manos o el cuerpo para “sacudirse el enojo”. Una vez que las aguas hayan vuelto a su cauce, tratea de que los niños identifiquen y expresen sus emociones, lo que les permitirá entender el punto de vista del otro. Cuando los chicos saben que sus sentimientos son tomados en cuenta, tienden a mostrar mayor empatía hacia los demás.
  •  Pon reglas: Respetar las posesiones y el espacio personal de cada quien es la mejor manera de evitar confrontaciones. Si quiere eliminar roces, determine con claridad el tiempo que a cada chico le corresponde ver la televisión o jugar en la computadora, por ejemplo.
  • Déjalos opinar: Permita que los niños encuentren por sí mismos la solución a sus conflictos. Cuando surja una pelea, trate de determinar qué la motivó. Luego, pídale a cada niño que repita el punto de vista del otro, para fomentar la comprensión entre ellos. Al final, ellos pueden aportar ideas para tratar de llegar a una solución.
  •  Enséñales con juegos: Por lo general a mamá le toca dirimir las disputas, pero según estudios, la influencia del padre tiene mucho más peso cuando se trata de cooperar. El papá que le enseña a su hijo a compartir y a establecer turnos, le está inculcando un estilo de interacción que fomenta la cooperación. Los juegos en familia son una gran oportunidad para que los padres inculquen la cooperación en sus hijos. Organiza juegos donde cada niño elija representar un personaje, como un policía o un bombero.
Prev Soy papá, pero ¿ahora qué?
Next Prevención del bullying escolar

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment