¿Por qué me enfermé?: Somatización Psicológica (Parte 2)

¿Por qué me enfermé?: Somatización Psicológica (Parte 2)

¿Te gustó la idea de sanarte desde adentro hacia afuera? Si es así, te invitamos a seguir leyendo, porque te traemos más interesantes representaciones de nuestro cuerpo, interesantes avisos que advierten que algo anda mal con el alma:

 

Las Gónadas:

Almacenan lo inconsciente. Si tienes problemas con esta parte del cuerpo, es porque abandonaste tu habilidad de auto-manejo, puede ser que tengas problemas con el consumo excesivo de alcohol, drogas, etc. Algunas personas han abandonado su propio gobierno y generalmente tienen dependencias o adicciones causadas por este mismo descontrol.

 

 

El Corazón:

Tiene que ver con el amor. El daño ocasionado al corazón siempre es por alguna pérdida, cuando se pierde la confianza de una persona. El corazón se expresa y sufre cuando está preocupado y con temor a más pérdidas, a la posesividad, a los celos y al egoísmo.

 

 

La vesícula biliar:

Es el precursor a tener problemas cardíacos, y resulta dañado por el temor a la pérdida y todas las tensiones resultantes de una falta de confianza en la vida. Es ansiedad con respecto al futuro, y acá hay que mirar el tema de la concepción, si los padres no fueron positivos cuando fuiste concebido, si el alma pasó por un momento de trauma y no fueron bienvenidos a la nueva encarnación y hay una gran desilusión del alma acerca de la forma en la que los padres se ocuparán del niño. Ahí es donde surgen problemas en la vesícula biliar.

 

Los Pechos:

Representan el aspecto nutriente de lo femenino y la sexualidad, almacenan los sentimientos de la mujer con respecto a su sexualidad y de cómo los hombres la ven. De forma que si hay un trauma sexual, represión, resentimientos respecto a las expectativas de su rol, entonces puede suceder un daño en ellos.

 

 

Las piernas:

Son las que nos llevan hacia delante, nos sostienen. Los problemas se presentan cuando la persona no ha tenido el coraje de dar un paso nuevo. Muchas veces es porque aquella persona no ha tenido el apoyo que creyó necesitar.

 

 

Las manos:

Corresponden al dar y recibir, y el problema se desarrolla cuando una persona no se siente igual a otras, y no pueden encontrar el balance justo entre el dar y el recibir. Eso tiene que ver con si usa su fuerza de voluntad o la cede. Este desequilibrio se produce por un ego súper-desarrollado o una falta de autoestima.

 

 

¿Ahora, qué piensas sobre las enfermedades? ¿Ocurrió alguna coincidencia? Si no encontraste la zona que te interesa, no os preocupeis que se viene una tercera parte!

 

Los dejamos invitados a compartir esta segunda parte con sus amigos y a leer nuestros links relacionados:

¿Por qué me enfermé?: Somatización Psicológica (Parte 1)

 

 

 

 

 

 

Prev "Sobre la cuerda floja" de Santiago a Mil Regresa a la Cartelera!
Next ¡Concursa con Carrusel y M&M en esta Pascua!

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment