Posiciones de pre y post parto

Posiciones de pre y post parto

Durante el embarazo, la mayoría de las madres primerizas tienden a creer que por cuidar al bebé no pueden hacer actividades físicas. Hoy en Revista Carrusel queremos derribar ese mito y te indicaremos cuáles son las mejores posiciones y ejercicios que puedes hacer tanto en el pre como en el post parto.

En el embarazo

La gimnasia preparto o de preparación al parto es el complemento perfecto para la vida activa de cualquier embarazada.

Los ejercicios de respiración y relajación muscular permitirán a la mujer enfrentarse a un parto menos doloroso de lo habitual, ya que la preparan física y emocionalmente para ese momento.

Es importante realizar este tipo de ejercicio a partir del séptimo mes de embarazo y será entonces en las clases de gimnasia preparto, donde la embarazada se familiarizará con las contracciones, las posiciones más idóneas antes y durante el parto, ejercicios respiratorios que contribuyan a tranquilizar a la madre, así como ejercicios musculares que faciliten el parto

Aprenden a respirar, a controlar el dolor y a prepararte psicológicamente para la llegada de tu bebé al mundo, junto con practicar algunos de estos ejercicios: 

  • Postura de “moro”. Espalda recta. Presionar con el dorso de las dos manos contra la parte interna de las rodillas. Estos harán una resistencia a este movimiento. Cuando se note tensión se empezará a levantar lentamente el suelo pélvico inspirando poco a poco. Espirando se han de volver a relajar conscientemente todos los músculos.
  • Boca arriba. Piernas semiflexionadas, pies apoyados en el suelo, espirando colocar la pelvis en retroversión. Elevar las nalgas manteniendo la pelvis elevada. Mantener. Bajar lentamente inspirando.
  • Piernas flexionadas, pies cruzados y en el suelo. Mantener una pelota entre las rodillas, elevar las nalgas espirando, mantener y volver a la posición inicial inspirando. El mismo ejercicio se puede hacer reemplazando la pelota por una oposición manual.
  • Ejercicio del ascensor: Colocarse de pie, con los pies ligeramente separados y paralelos. Imaginar que el suelo pélvico es como un edificio de diversos pisos con un ascensor. Estamos en la planta baja; se ha de empezar a tensar la musculatura y sentir que va subiendo, un piso, otro piso más alto, se mantiene el ascensor 5 o 10 segundos y se vuelve a bajar piso por piso lentamente hasta llegar a la planta baja.

 

Cuando ya nace mi bebé

Una vez que la madre ya tenga el hijo, el médico obstetra será quien le indicará el momento oportuno para recomenzar la actividad física, teniendo en cuenta si su parto fue por vía baja o por cesárea

En este período, es necesario que la mamá realice determinados ejercicios para recobrar su condición física, no sólo para recuperar la fuerza y tonificación de sus músculos, sino también para reducir el sobrepeso. Te mostramos algunos tipos de ejercicios:

  • Abdominales en la zona pélvica: sirven para fortalecer el grupo de músculos conformados por las nalgas, los muslos y la pelvis; los cuales sostienen la zona baja del abdomen (vejiga de la orina, útero o intestino inferior). Para este ejercicio debes recostarte de espaldas, flexionar las rodillas y con los pies apoyados sobre el suelo contraer los músculos de la vagina; se asemeja a la situación de aguantar la orina.
  • Inclinación de la zona pélvica: Nuevamente echada boca arriba, rodillas flexionadas y pies apoyados sobre el piso. Exhale y eleve sus nalgas lo más cerca a su ombligo (sin elevar las caderas). Cuando llegue al punto máximo contraiga sus nalgas y luego aflójelas. Hágalo en 10 secuencias consecutivas.
  • Abdominales en la zona transversal: La zona transversal esta ubicada en la parte media del abdomen, esta parte de nuestro cuerpo es la más difícil de trabajar pero es la que da mayores resultados y en un menor tiempo. La posición sigue siendo la misma; recostada con las rodillas recogidas y los pies sobre el piso debes colocar tus manos debajo del ombligo y hacia los costados. Luego sin mover la pelvis debes elevar el pecho o mantener la respiración cuanto te sea posible, cuando sienta la tensión en los músculos puede liberar su estómago. Hágalo durante 15 segundos como máximo en 10 repeticiones.
Además, para prevenir problemas en la lactancia es fundamental que la mamá y el bebé adopten una buena postura y estén cómodos a la hora de las tomas. Te mostramos algunas posiciones ideales:
 
  • Forma de cruz: Sostenga la cabeza del bebé con la mano opuesta al pecho que dará leche. Su muñeca debe quedar descansada entre los hombros del bebé, su pulgar detrás de una oreja y sus otros dedos detrás de la otra oreja. Con la mano derecha tome el pecho izquierdo, ponga el pulgar sobre el borde superior de la areola, en el lugar donde la nariz de su bebé va a tocar el pecho. 
  • Fútbol americano: Esta posición es muy útil para las mamás que tienen parto con cesárea. Debe tomar al bebé como si tomara una pelota de fútbol americano. Ponga al bebé de su lado en una posición semi sentado, de frente a usted, la piernas de su pequeño quedan debajo del brazo derecho (si está amamantando con el pecho de ese mismo lado). 
  • Posición de cuna: En esta posición clásica de lactancia, la cabeza del bebé reposa en la curva de su codo y su mano sostiene el muslo o las nalgas del pequeño. Debe poner el brazo bajo el bebé (si está amamantando con el pecho derecho, es el brazo izquierdo del recién nacido), se saca debajo de su brazo y alrededor de la cintura. Sostenga su pecho con la mano izquierda, si está amamantando con la mano derecha, como en posición en forma de cruz.
Muchos de los problemas de la lactancia ocurren porque la mamá está inclinada hacia el bebé, tratando de introducir el pezón en la boca del niño. Lo ideal es mantener la espalda recta y llevar al bebé hacia el pecho.
¿Tienes algún otro dato de ejercicio para recomendar?
Prev Agua: valiosa fuente de hidratación
Next ¿Tu hijo tiene un hobbie o pasatiempos?

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment