Prevención de la obesidad infantil: tarea de todos

Prevención de la obesidad infantil: tarea de todos

obesidad infantil Las cifras hablan por sí solas. Según datos dela Junta Nacionalde Jardines Infantiles, un 22% de los menores de dos a cinco años tiene sobrepeso y un 10% padece obesidad.

Ante este panorama el futuro no se ve alentador, más aún si consideramos que, en Chile, uno de cada cuatro adultos es obeso.  Esta realidad hace imperativo el desarrollo de políticas preventivas que incluyan a todos los actores sociales y cuyo eje esté centrado en la familia, en los colegios y establecimientos preescolares.

La obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por un incremento anormal del peso, debido a la acumulación excesiva de grasa corporal, como resultado de un des balance entre el consumo y el gasto energético.

Alejandra Alarcón, nutricionista del Programa de Obesidad Infantil y Adolescente del Centro de Tratamiento de la Obesidad UC, es clara, “un 90% de los casos se debe al sedentarismo y malos hábitos alimentarios, con dietas ricas en calorías y grasas”.

La obesidad en los niños se mide con un diagnóstico nutricional integrado que considere la relación del peso con la estatura (IMC) comparándola con tablas de crecimiento y evaluando, además, factores de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles como: madre y/o padre obeso, antecedentes de diabetes gestacional, diabetes mellitus tipo II en padres y/o abuelos y signos de resistencia insulínica o dislipidemia, entre otras.

Esta pandemia es más que una cuestión de kilos. “Los niños obesos sufren constantemente discriminación, la que se traduce en trastornos de conducta, angustia, depresión, tendencia a la baja autoestima, aislamiento e inseguridad. Asimismo, hay que considerar una serie de complicaciones médicas como hiperinsulinismo, dislipidemia, hipertensión arterial, apnea del sueño, alteraciones dermatológicas y ortopédicas, entre otras”, afirma la nutricionista.

La obesidad, a tan temprana edad, se debe combatir generando cambios que involucren a la familia y que van desde la incorporación de conductas alimentarias saludables hasta la promoción de la actividad física.

“Los establecimientos de educación preescolar deben ser un promotor de la vida saludable y ejercer una influencia en las familias: se puede orientar a los padres entregando minutas de colaciones y enseñar a los niños a comer verduras y frutas y tomar lácteos sin azúcar y agua en vez de bebidas”, concluye Alarcón.

Para saber…

La diversidad de alimentos que los niños coman a futuro se establece en esta etapa. Gradualmente hay que incorporar nuevos alimentos y sabores en las dietas de los niños. Evitar el uso de sal, azúcar y saborizantes y establecer horarios para las comidas, es fundamental para crear hábitos saludables.

Colaciones

Frutas picadas en distintas formas.

Verduras tipo brochetas.

Yogurt.

Leche.

Frutos secos.

Cereales sin azúcar

Mini sándwich con pan integral.

Tutitos de pollo sin piel al horno.

Ingresa aquí y lee  interesantes columnas escritas por especialistas de Red Salud UC , como por ejemplo el “Refuerzo positivo en la niñez”

Además puedes visitar www.redsaluduc.cl

 

 

Prev Tips para usar la Tecnología a favor de la educación de los niños
Next Mandandirum dirun dan: ropa original para niñas

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment