Probióticos y probióticos ¿Cuál es la diferencia?

Probióticos y probióticos ¿Cuál es la diferencia?

Hoy nos encontramos con una serie de productos alimenticios que señalan tener añadidas diversas sustancias que aportan a nuestra nutrición y buena salud, tales como vitaminas y minerales, así como también nos encontramos con otros elementos que han adquirido bastante popularidad: Los probióticos y prebióticos.

Pero ¿cuál es la diferencia entre ellos? y ¿cuáles son sus beneficios?

Primero hay que empezar por explicar que en nuestro sistema digestivo podemos encontrar bacterias beneficiosas que cumplen funciones tan importantes como convertir los alimentos en energía, proteger al organismo, destruir toxinas, entre otros. Estas bacterias pueden verse afectadas por una mala alimentación, el uso de algunos tipos de medicamentos, enfermedades y estrés.

Es aquí donde el consumo de probióticos y prebióticos toma importancia, ya que son estos elementos lo que ayudan a mantener nuestro equilibrio en el sistema digestivo.

Los probióticos son microorganismos vivos que se encuentran presentes en algunos alimentos y que son un aporte a la buena salud cuando se consumen de manera adecuada. Éstos refuerzan  nuestro sistema inmunológico, evitando que bacterias dañinas proliferen y aportan a la restitución de la flora intestinal en el caso de que haya sido alterada, gracias a que llegan vivos al colon.

Los probióticos pueden favorecer en el caso de que niños o adultos sufran de diarreas, inflamaciones intestinales o colon irritable y se pueden encontrar en alimentos como el yogurt u otras leches fermentadas, como el kéfir, más conocidos como “yogurt de pajaritos”.

Por otra parte, los prebióticos son carbohidratos no digeribles, que ayuda al crecimiento y buen funcionamiento de las bacterias beneficiosas de nuestro organismo, disminuyendo las posibilidades de problemas intestinales a causa de otras bacterias.

Estos componentes, además de estimular el sistema inmunológico, facilitan la absorción de algunos minerales, tales como el calcio y el magnesio y también propician el buen funcionamiento digestivo, disminuyendo el estreñimiento.

Los prebióticos se pueden encontrar en forma natural en alimentos como la alcachofa, plátano, ajos, espárragos, cebollas, tomates y ajos.

Prev Cuento: El Señor Bigotes
Next Panoramas de fin de semana (21 al 24 de agosto)

About Author

1 Comment

Leave a Comment