Frías vacaciones

invierno

Vacaciones de invierno no debiese ser sinónimo de “frías vacaciones”. Es un juego de palabras que indudablemente hace referencia a lo afectivo y emocional más que a lo climático, a pesar de las bajas temperaturas que se avecinan.

El avasallador avance de la ciencia con los sorprendentes resultados que arrojan sus investigaciones ha logrado comprobar que el tomar vacaciones a mediados de año resulta fundamental para la recuperación de una serie de funciones cognitivas y físicas, además de ser una muy buena terapia para combatir el estrés, lo que se traduce en una mejora sustancial del rendimiento y la productividad de los trabajadores.

Entre los resultados más llamativos y particulares figuran, por ejemplo, que a los dos días de vacaciones las personas habrán recobrado una hora de sueño de calidad y que a los tres días habrá recuperado el 80% de su capacidad para concentrarse.

Frente a dicha evidencia no sólo resulta oportuno recomendar tal iniciativa sino que también lo es reflexionar sobre la importancia de que los días libres puedan coincidir con las de nuestros [email protected]

La vorágine en que vivimos ha mermado de forma considerable los espacios y el tiempo para compartir con los más pequeños de la familia. No me refiero sólo al hecho de que en la actualidad también las madres han salido a enfrentar el mercado laboral o a las extensas jornadas laborales que tanto ellas como los padres deben cumplir, sino también a que niños y niñas se encuentran sometidos a interminables jornadas escolares.

Ahora bien, en este punto resulta pertinente aclarar que el compartir remite estrictamente a la realización en conjunto de una actividad determinada y no la mera presencia física de los padres junto al niñ@. Es en esa realización en conjunto en donde se despliegan los afectos y las emociones que finalmente repercuten e incluso determinan el desarrollo emocional y afectivo del niño, que tiene como efecto diferencias importantes en la adaptabilidad y la autoestima.

En relación a ello hay un cliché que circula en el discurso común o popular que es aplicable al tema en cuestión y que se ajusta, de alguna manera, a los tiempos en que vivimos: “calidad más que cantidad”. Un vínculo de calidad tiene una incidencia positiva mayor en el desarrollo emocional y afectivo del niñ@ que la cantidad del mismo –horas presénciales del padre o la madre en compañía del niñ@. Es decir, un niñ@, por ejemplo, que pasa seis horas al día en compañía de su madre viendo varias de las teleseries o dibujos animados que se transmiten durante el día en televisión presentará baja autoestima y menor capacidad de adaptabilidad al entorno en comparación con otro niño que comparte sólo tres horas al día con su madre dentro de las cuales se pudo conversar con atención e interés sobre las actividades del día o la realización –o revisión- de tareas escolares de manera conjunta.

Podríamos transformar entonces esta columna en un listado de sugerencias y consejos sobre qué actividades podrían realizar los padres junto a sus [email protected] en vacaciones de invierno, pero no es el sentido de ésta. La clave –no la receta, pues no existen- está justamente en conocer a los [email protected], es decir saber sobre sus gustos y las actividades que son de interés para ellos, con qué disfrutan y qué los motiva, pues resulta relevante que la realización conjunta de una actividad no se limite a la enseñanza o la transmisión de los intereses y gustos del padre o la madre ni tampoco de lo que a éstos les gustaría para sus [email protected] Se trata, al menos por un momento, de empatizar, de amoldarse o de adaptarse al niñ@ para así potenciar sus gustos e intereses o ampliar la gama en la línea de los ya manifiestos.

No hay más “receta” , si se la quiere, que la importancia de conocer a nuestros [email protected] ya que con ella de fondo la creatividad para resolver el qué hacer con los niñ@s en vacaciones de invierno aparecerá por añadidura para hacer de las bajas y frías temperaturas algo calido y de gran aprendizaje para el desarrollo.

Prev La importancia del buen dormir en el recién nacido
Next Educación 2020 vetado en TV

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment