¿Qué es la ley de inclusión y cómo afecta a los niños?

¿Qué es la ley de inclusión y cómo afecta a los niños?

Desde el 1 de marzo los colegios municipales y subvencionados no podrán discriminar de forma arbitraria a los alumnos gracias a la recientemente aprobada ley de inclusión en educación escolar.

Con la entrada en vigencia de esta ley comenzaremos a ver cambios sustanciales en varios ámbitos.


Selección:

El Mineduc señala que “Expresamente la ley prohíbe la discriminación de los niños por el estado civil de los padres. Pedir cualquier antecedente socioeconómico, religioso o que permita discriminar en los procesos de admisión y matrícula está prohibido”. Esto significa que no se puede restringir la matricula a un establecimiento debido a que los padres no estén casados, tengan una religión específica o un ingreso X. Los hijos de madres/padres solteros podrán atender al colegio que quieran y los padres podrán dejar de mentir para asegurar una educación para sus hijos.


Religión y creencias:

Oscar Acevedo, jefe del departamento de Denuncias de la Superintendencia de Educación, explicó a La Tercera que la Ley General de Educación “establece que los estudiantes tienen derecho a que se respeten sus convicciones religiosas, ideológicas y culturales”. A eso, en la Ley de Inclusión se agregó que se deben respetar las “tradiciones y costumbres de los lugares en que residen los alumnos”, siempre acorde al proyecto educativo y al reglamento interno del colegio.

El Mineduc explicó a La Tercera que si bien no se puede discriminar a los estudiantes por estos motivos, los “padres deben adherir al proyecto educativo del colegio al momento de postular y matricularlo”. Con el objetivo de saber qué corriente religiosa se imparte y si está en la línea de sus creencias particulares. En términos prácticos, según el diputado Mario Venegas (DC) un colegio no puede apartar de las aulas o suspender a un alumno por estas razones. Tampoco puede prohibirle ir con determinada indumentaria si esta responde a su creencia (como kipá o hiyab),

“Lo que no puede garantizar la ley es que cada alumno reciba la clase de religión acorde a su creencia, porque eso es inviable”, dijo el parlamentario al diario nacional.


Apariencia de los alumnos:

El establecimiento no podrá obligar a los apoderados a comprar el uniforme en una tienda específica y deberá procurar que sea económico para que no sea un impedimento para asistir a clases.

Tampoco se podrá enviar a los alumnos a inspectoría o sus casas por no cumplir con las normas del reglamento interno en cuanto a su apariencia como pelos teñidos, uso de joyas, piercings, maquillaje, etc. Las sanciones podrán tomar otras formas como anotaciones, pero nunca en forma de alejar al alumnos del aula.


Rendimiento escolar y expulsiones:

Hasta ahora si un alumno tenía un rendimiento bajo o repetía un curso el establecimiento podía cancelar la matricula para el año siguiente o en la mitad del año escolar. Esto ya no será posible gracias a la nueva ley. Si un alumnos tiene un bajo rendimiento académico o repite un curso el colegio debe tomar medidas para que ese alumno mejore y se supere. Los alumnos tendrán la posibilidad de repetir un curso en la educación básica y otro en la educación media.

La ley impide la cancelación de matricula debido al rendimiento del alumno. También impide expulsar al alumnos en la mitad del año escolar con la única excepción cuando el alumnos haya cometido una falta grave que ponga en peligro la seguridad de la comunidad escolar.


Útiles escolares y textos:

Los colegios no podrán pedir marcas específicas a los apoderados ni impedir el acceso a clases por no tener los útiles.

Los establecimientos podrán sugerir la compra de útiles de una cierta marca solo si es con fines pedagógicos o sanitarios. Estas razones deben ser debidamente acreditadas. Los colegios también son responsables por velar por la seguridad de los útiles requeridos.

Por último la lista no podrá contener materiales que son responsabilidad del establecimiento como articulos de aseo o de oficina ya que vulnera la normativa educacional.

 

Fuente: La Tercera

Prev Cambiar la posición del bebé antes del parto
Next Lo mejor para tu hij@ eres tú

1 Comment

Leave a Comment