¿Qué le leo a mi hijo?

¿Qué le leo a mi hijo?

Debemos tener la convicción que la lectura de libros infantiles es importante, tanto para ampliar el vocabulario de nuestros niños, como también para aumentar sus experiencias. ¿Sabía usted que un niño debería aprender al menos cinco palabras nuevas en un día? Eso es posible, gracias a la lectura de libros infantiles. Encuentre un momento durante el día y siéntese a leer un cuento junto a su hijo. Deje que el lo escoja, no importa si elige dos o tres días el mismo libro, está bien, eso significa que le gusta y además es parte de su desarrollo.

He aquí algunos tips para la lectura de cuentos:

Es importante antes de la lectura mostrarle al niño la tapa (o paratexto) del libro y preguntarle ¿de que crees que se tratará el cuento?, ¿por qué crees eso? Y luego comenzar a leer. No olvides leer el título, el autor e ilustrador. Más adelante y a medida que avanza la lectura, preguntarle nuevamente ¿qué crees que pasará más adelante?, ¿estas seguro?, ¿por qué crees eso? Y seguir leyendo hasta el final del cuento y volver a preguntar ¿Qué te pareció el cuento?, ¿Qué le cambiarías?, ¿qué pasó al final?, ¿qué hubieses hecho tú en su lugar?

Estas preguntas son necesarias para desarrollar la comprensión lectora en el niño, conocer las predicciones que hace y al mismo tiempo ir ampliando su vocabulario.

A continuación les doy a conocer algunos títulos que pueden ser de gran ayuda:

El increíble niño comelibros, de Oliver Jeffers

“Enrique es un niño que le encantan los libros, pero no como a ti y a mi. No. Para nada… a él le gusta comérselos.” Así comienza este cuento lleno de ilustraciones de distintos tipos de papel, que van desde guías de teléfono, hojas milimétricas y hojas con mapas del mundo, donde se va narrando la historia de Enrique y qué le va sucediendo a medida que se come los libros, cuales son sus preferidos, cuales le hacen doler el estomago y que hace cuando ya no tiene libros que comer. Qué le dirán en el colegio y sus amigos ¿qué opinarán?

Voces en el parque, de Anthony Browne

Este escritor e ilustrador inglés utiliza en la mayoría de sus libros la figura de los gorilas para sus representaciones, gorilas pintores, gorilas jugando futbol, gorilas en el museo, y esta no es la excepción. Al parecer en una actividad tan simple como sacar a pasear al perro al parque, uno puede tener distintas versiones, como para muchas cosas en la vida. Este cuento narra como es pasear a un perro para cuatro personas que van al mismo parque. Es un cuento que ayuda a explicar los distintos puntos de vista que se pueda tener de un mismo tema, aprender a respetar a otro y aceptar que los demás pueden pensar diferente.

En el desván, de Hiawyn Oram y Satoshi Kitamura

Este un claro ejemplo de libro álbum, el cual con muchas ilustraciones y poco texto deja volar la imaginación de los niños mediante la detallada mirada de sus páginas, entre las cuales se pueden ver entre otros, una habitación llena de juguetes, un desván y un tigre en la sabana. Todo esto es gracias a la imaginación del protagonista del cuento, el cual luego de ver su pieza rebosante de juguetes  y sentirse aburrido decide subir al desván de su casa, por la escala del carro de bomberos de juguete y es así como comienza su travesía. Descubre una familia de ratones, ayuda a una araña a tejer su telaraña y también encuentra un nuevo amigo.

The Jolly Postman or Other People`s Letters, by Janet & Allan Ahlberg

Jolly es un cartero, pero no cualquier cartero. A él le gusta compartir con la gente a las cuales les va a entregar su correspondencia, es así como en el libro, Jolly va a entregar seis sobres a seis personas distintas. Cada vez que entrega una carta lo invitan a tomar te o a merendar, es así como escucha atentamente las impresiones de las personas.

Lo destacable de este libro es que en su interior está la correspondencia, la cual puede ser extraída del sobre y leída con los niños, así se crea un conocimiento distinto, ya que en los sobres hay una carta de un niño a sus vecinos, el hechizo de una bruja, una postal enviada a un gigante, el cuento de Cenicienta junto con la carta de un director y una tarjeta de cumpleaños con un billete de 1 pound del banco del país de las maravillas.

Así que anímense y atrévanse a leer un cuento a sus hijos, seguro ellos estarán muy contentos dejando volar su imaginación, mientras ustedes los ayudan a potenciar su desarrollo emocional y al mismo tiempo fomentando la lectura desde muy pequeños.

Prev La Libreta: una aplicación que conecta a padres y profesores
Next Niños en vacaciones: Ojo con los accidentes domésticos

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment