Recomendaciones para enriquecer el vocabulario de los niños

Recomendaciones para enriquecer el vocabulario de los niños

Enriquecer el vocabularioDe acuerdo con los últimos resultados de la prueba SIMCE de Escritura, aplicada el año pasado a alumnos de 6° básico, sólo un 12% de los estudiantes logró el nivel más avanzado en el ítem de vocabulario. La consecuencia directa de este déficit de palabras es que los niños tengan problemas de comprensión lectora, ya que para interpretar el significado de un texto, es necesario conocer entre el 90 y el 95% de sus palabras.

Ante este panorama, ¿cómo podemos potenciar el vocabulario de nuestros niños desde la casa, complementando el trabajo que realizan las educadoras de párvulos en el nivel preescolar y los profesores en el primer ciclo básico?

Fundación Educacional Oportunidad, que trabaja promoviendo y desarrollando estrategias de vocabulario y comprensión oral con niños de pre kínder y kínder de escuelas municipales a través del proyecto Un Buen Comienzo, entrega los siguientes consejos:

Lo primero es saber qué palabras enseñar. La selección de las palabras adecuadas es tan importante como el proceso de enseñanza. Se debe escoger palabras de uso frecuente, indispensables para la comprensión, que definen conceptos importantes y pueden usarse en distintos momentos y en una variedad de oportunidades, como por ejemplo amable, absurdo, afortunado, impresionar, consejo, simular, etc.

LECTURA: aprovechar el momento de lectura de un cuento para enseñar vocabulario. Antes de comenzar a leer, comentar a los niños que además de escuchar un cuento aprenderán una nueva palabra (previamente seleccionada). Una vez terminada la lectura, volver a la frase donde está la palabra seleccionada, por ejemplo: “¿te acuerdas de que en el cuento decía que Cocodrilo se sintió dichoso cuando vio a los otros cocodrilos que se reían y revolcaban en la laguna”?

Nunca se debe dar al niño un significado tipo diccionario, sino explicarle de manera precisa y amigable, brindando ejemplos de esa palabra. Después de los ejemplos propios, se recomienda invitar a los niños a dar sus propios ejemplos.

También se recomienda ejemplificar la palabra aprendida fuera del contexto del libro. De esta manera, el niño aprenderá a usar la palabra en su diario vivir.

CAJA DE PALABRAS: juntos pueden construir un cofre o una caja donde vayan poniendo las nuevas palabras. Una vez a la semana o cada 10 días se puede abrir la caja y repasar las palabras incorporadas a modo de juego.

INCORPORAR NUEVAS PALABRAS EN CONVERSACIONES: los niños aprenden muchas cosas imitando a los adultos, por lo tanto, SIEMPRE incorpore las palabras nuevas que ha conversado con el niño a su repertorio y en las conversaciones que tenga con su hijo. Cada vez que utilice la palabra es una nueva oportunidad para que el niño la reconozca   y consolide su significado. Recuerde que lo que no se usa se olvida.

ACTIVIDADES LÚDICAS: Invente actividades entretenidas con las nuevas palabras, por ejemplo:

  • Con la palabra “lanzar”: salgan al patio y jueguen a lanzar distintas cosas, pelotas, legos, etc. Pídale que cada vez que lo haga, diga la palabra lanzar.
  • Con la palabra “intentar”, comparta con él algo que usted haya intentado de niño hasta lograrlo, luego, invítelo a que él intente algo también, por ejemplo, saltar la cuerda, mantener el equilibrio en un pie, hacer una torre alta, etc.
  • Con la palabra “aumentar”; invite al niño a preparar un tutti frutti y pídale que vayan incorporándole más fruta para “aumentar” la cantidad, ya que así alcanzará para más personas.

JUEGOS: juegue al “qué será, qué será” con su hijo. Mientras vaya en el auto o conversando con él, diga los significados de algunas de las palabras que han conocido juntos, de manera que pueda reconocer e identificar la palabra que corresponde. Por ejemplo:

  • Decirle algo a alguien para ayudarlo a solucionar algo… CONSEJO
  • Cuando algo te gusta mucho… FASCINAR.
  • Hacer algo con mucho cuidado… ESMERO.

 

No es necesario sobrecargar a los niños todos los días con todas estas actividades, pero si uno dedicara 5 a 10 minutos al día a trabajar diferentes estrategias a modo de juego, no solo habrá creado un rico espacio adulto-niño, sino que a su vez éste habrá ampliado notablemente su vocabulario y podrá enfrentarse de mejor manera a la compresión oral y lectora cuando sea mayor.

Prev ¿Se puede comer sano y rico en Fiestas Patrias?
Next CONCURSO: Desarrollo, estimulación y diversión

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment