Segundo año de vida | Revista Carrusel

Segundo año de vida

15 abril, 2010 por
Categoria: 1 a 3 años, Infancia

Estado del niño: Menor activo física y cognitivamente.

Características físicas: Su crecimiento continúa aunque a un ritmo más pausado; camina con cierto equilibrio; su peso seguirá aumentando aunque muy poco a medida que crece; sus extremidades se alargan; su cabeza para tener un tamaño más acorde a su aspecto físico.

Características cognitivas: Su vocabulario sigue ampliándose; desarrolla la imaginación; sigue aprendiendo actitudes por medio de la imitación; es curioso, a tal punto de descubrir los límites que le impone el núcleo familiar.

Alimentación: Leche y derivados, carnes blandas, frutas, verduras, jugos.

Tamaño: 86 a 89 cm. Aprox.

Peso: 13 a 16 kg. Aprox.

Desarrollo físico

El niño posee un desarrollo corporal más armónico en cuanto a sus volúmenes; sus extremidades se alargaron ligeramente, su torso posee menos volumen pese a tener aún el abdomen prominente y hasta su cabecita tiene un tamaño acorde a su porte Sin embargo, su crecimiento se vuele lento; para esta fecha sólo habrá crecido hasta 13 cm más que el año anterior y pesará hasta 4 kilogramos más.

Su equilibro se desarrolla prácticamente por completo. Tiene menos ripios en cuanto a la manera con que se pone de pie y hasta puede correr. Esta actividad física le lleva a perder algo de grasa corporal.

Su dentadura prácticamente se completa a esta edad, lo cual le permitirá ingerir alimento picado, aunque en trozos pequeños ya que su tráquea sigue siendo delgada.

Su cara pierde esa redondez característica de cuando era bebé, y su apariencia y nivel de maduración física indicará que se ha vuelto, finalmente, un niño. De hecho, su estatura no superaría los 89 centímetros y su peso llegaría, cuanto mucho, a los 16 kg.

Desarrollo cognitivo

Sus capacidades comunicativa, psicomotora y comprensora aumentarán notoriamente. Gracias a la estimulación que le brinda su entorno, el niño será capaz, entre otras cosas, de tener un lenguaje más amplio y su comportamiento suele ser más maduro, esto en comparación con un menor de un año.

Como el uso del lenguaje es más acabado que el año anterior, el niño es capaz de verbalizar mejor sus necesidades y disgustos. En todo caso, un niño de dos años de a poco va mitigando sus conductas repetitivas, ya que su nivel de comprensión le permitirá entender la dicotomía causa-efecto; la pataleta puede continuar siendo un patrón para conseguir lo que quiere, pero entiende cuando ésta ya no surte efecto y quizás ya no la ocupe.

Es un menor más comprensivo. Entiende mejor lo que se le dice, en qué tono y con qué intención. Pese a su inocencia, de a poco va delineando las cosas que le gustan y que no. Va mostrándose más independiente en sus decisiones, aunque también acata órdenes y respeta jerarquías.

En esta etapa, es común que se le enseñe a ocupar el baño. Sin embargo, pese a su madurez cognitiva, el control del esfínter es una tarea que va a costarle, primero por la seguridad que le ha brindado el pañal durante los últimos 18 meses, y segundo porque esa seguridad le ha generado costumbre. El niño lo intentará, aunque puede que al principio le cueste y rechace la idea.

Mientras tanto, el niño sigue potenciando sus habilidades sociales. La interacción con sus padres y familiares, y otros niños por medio del juego, le facilita dicho desarrollo.

Principales cuidados en este mes:

• Use ropita acorde al clima.

• Llévelo periódicamente al pediatra para saber su evolución y estado de salud.

• Ojo con sus vacunas.

• Si tiene alguna pataleta, trate de calmarlo.

• Conteste sus dudas de manera adecuada, para que el niño pueda comprender las cosas.

• Regularice su dieta, matizándola con nutrientes, vitaminas y minerales.

• Incentívelo a jugar con artículos que combinen lógica y motricidad.

• No lo presione si no quiere dejar el pañal. Usar el baño le costará, pero es cosa de tiempo que lo utilice.

Tags: , , , ,

Categoria: 1 a 3 años, Infancia

Revista Carrusel es un espacio de información útil, práctica y entretenida para padres y apoderados de niños en edad preescolar y educadoras de párvulos . A través de nuestra Revista, Blog y redes sociales tendrás acceso a reportajes, artículos y columnas y mucho más.

Relacionados

También te Puede Interesar

Deja un comentario con Facebook

Comentar

Te puede interesar:
Si vas a la playa, no dejes sólo a tu hijo

Sabemos lo agradable que es para los niños disfrutar del mar y jugar en el borde de la playa, pero nadar en el mar no es lo mismo que en una piscina, por ende, debemos ser más cuidadosos que nunca con nuestros hijos.

Close