Embarazo Segundo trimestre

Este periodo se comprende desde la semana 13 a la semana 28


El bebé

El cuerpo del bebé comienza a crecer rápidamente. Durante este trimestre la madre podrá sentir sus primeros movimientos. El feto moverá su quijada, y sus manos interactuarán con otras partes del cuerpo y con el cordón umbilical.

Su piel estará cubierta con un vello suave y delgado llamado lanugo, el cual desaparecerá casi por completo antes del nacimiento. Asimismo, le crecerá un pelo fino en la cabeza.

Abrirá mucho la boca, practicará movimientos de inhalación y exhalación y tragará líquido para desarrollar sus pulmones. Esta acción según algunos estudios aumenta con sabores dulces y disminuye con los amargos, ya que las papilas gustativas cuentan con el desarrollo suficiente para esta distinción.

Durante el inicio de este periodo sus orejas se habrán situado en la posición definitiva, lo que le permitirá escuchar y responder a los sonidos fuertes, los cuales lo pueden alterar. El desarrollo de su oído externo no se presentará hasta finales de este segundo trimestre.

A mediados de esta etapa podrá mover la cabeza de un lado a otro. Aparecen los reflejos de succión y deglución. En la ecografía, es posible ver un feto que aparentemente bosteza, hace gestos faciales, e incluso podrá tener hipo. Así también hay algunos que se chupan el dedo. Además responde a la risa, la tos, estornudo y otros movimientos de la madre.

Investigaciones demuestran que el feto durante este periodo parece tener olfato. Si la madre prende un cigarrillo, el feto responde de forma negativa y cuando bebe café, registra cambios en sus movimientos respiratorios y latido cardíaco. Según lo que comentan expertos este sabor del líquido no sería tolerable para un adulto. Su olor lo comparan con el cloro.

Es importante recordar que varios componentes químicos pueden atravesar la placenta y llegar al líquido amniótico, que el bebé consume permanentemente. Algunos componentes de los alimentos que ingiere la madre, también rodean en su espacio acuoso. Por lo mismo es importante tener en cuenta, que lo que ingieran también puede afectar al bebé.


(Especial de embarazo Nacional Geographic)

Según especialistas, algunas sustancias pueden incidir en el movimiento del bebé y es posible que abra una mano o mueva un brazo como respuesta. Algunas cargas de glucosa, obtenidas de los alimentos que ingiere la mamá, que van por vía sanguínea y pasan de ella al feto a través de la placenta, lograrían este efecto.
Comer hielo o cosas frías puede cambiar la temperatura del medio que rodea al feto. La sangre de la madre sufre una ligera variación. Y a finales del trimestre, cuando el feto ha desarrollado corpúsculos en la piel y tiene sensibilidad táctil frente a este tipo de cambio, es posible que reaccione.

A medida que pasan estos meses el feto se vuelve más activo, se mueve de un lado a otro y de arriba abajo. Se mantiene ocupado flexionando brazos piernas, movimientos que la madre comienza a percibir con mayor frecuencia. Si vas a tener una niña, sus ovarios tendrán más de 6 millones de óvulos. Para cuando nazca, esa cantidad disminuirá a 1 ó 2 millones, es decir la cantidad total de óvulos que tendrá el resto de su vida. El semen, por el contrario, se produce durante toda la vida reproductiva del hombre.

El sistema nervioso, en especial el cerebro, se está desarrollando y creciendo rápidamente. El cartílago suave que forma el esqueleto del bebé se está endureciendo para convertirse en huesos. La piel delgada y rojiza está cubierta por una sustancia gruesa, blanca y cerosa llamada vernix o unto sebáceo. Ésta protege la piel del bebé contra las sustancias del líquido amniótico. Las uñas, párpados y cejas del bebé son visibles.


(Especial de embarazo Nacional Geographic)

En tanto los sonidos tienen un impacto sorprendente sobre el latido cardíaco: un estímulo de cinco segundos puede provocar cambios en este ritmo y en los movimientos. Algunos sonidos, incluso, son capaces de generar cambios en el metabolismo. La voz de la madre es particularmente diferenciable, frente a otras voces.

Por la ecografía las semanas de gestación son perceptibles, movimientos oculares relacionados con episodios de sueño. El feto tiene cuatro, que van desde un sueño muy superficial hasta uno muy profundo, en cuyo caso los movimientos son más lentos. Los párpados permanecen cerrados hasta finales de este trimestre. La piel y los huesos contribuyen al sonido y a la visión funcional. Duerme siestas y se estira al despertar así también presenta expresiones faciales en los sueños. Todos los sistemas (digestivo, circulatorio y respiratorio) están madurando y preparándose para la vida fuera del útero.

Se está empezando a acumular grasa en el cuerpo del bebé, el cual está bien proporcionado, aunque sea aún muy pequeño. Los ojos todavía están cerrados y aunque no ve, desarrolla el detalle de las sobras y contrastes; sin embargo no distingue figuras ni colores. Reacciona frente a cualquier alteración en el vientre materno.

Dentro del útero, el feto no tiene sentido de orientación: ignora si está acostado, sentado, boca abajo o boca arriba con respecto a la mamá. Tiene una posición aleatoria.

La mamá

Este es el trimestre en que las mujeres más disfrutan su embarazo. Por una parte los malestares estomacales han disminuido, te sentirás con más energía y ya comienzas a percatarte de tu nuevo estado, con ese pequeño abultamiento en tu estomago.

Los movimientos de tu bebé, te permitirán conectarte con él. Recuerda hablarle, él te está escuchando y reconocerá tu voz. Sabemos que realizarás una conexión especial. Ya que eres tú quien lo llevará en tu interior alrededor de nueve meses. Por ello que es importante que le permitas participar a tu pareja de este nuevo proceso.

Durante este periodo también tendrás la oportunidad de averiguar el sexo del bebé. Ello con el ultrasonido que te deberán practicar para ver el crecimiento y su anatomía.

Sin duda comenzarás a preocuparte de la ropa de maternidad, comprar sostenes por el crecimiento de tus senos. Así como también lo que requerirá el pequeño integrante de la familia, principalmente invertir tiempo en lo que será su dormitorio.

Aunque te estés sintiendo mejor recuerda que debes descansar. Controla los niveles de estrés de tu vida. Según estudios, los niveles altos de esta situación pueden aumentar el riesgo del nacimiento prematuro o bajo peso al nacer. Elimina las actividades innecesarias. Come alimentos y hace ejercicios regularmente.

Estos meses pasaran rápidamente, no te darás cuanta cuando ya tengas a tu hijo en tus brazos. Así que aprovecha cada momento de este tiempo, mientras lo lleves dentro de ti, ya que son momentos especiales que no se volverán a repetir con este bebé.

Con respecto a las citas que te correspondan tener con tu médico, es primordial que no faltes a ellas.
Cada vez que acudas a la cita con él, te tomará la presión arterial para ver si está alta y constatará si hay proteína en la orina. Con esos análisis podrá ver si hay señales de pre- eclampsia, que también se conoce como toxemonia o hipertensión inducida por el embarazo. Esto se manifiesta en 1 de cada 20 embarazos.

Así también deberás tomarte diversos exámenes. Entre ellos se encuentra uno para detectar la diabetes, la cual se manifiesta de 3 a 5 mujeres por cada 100 que se encuentran embarazadas. Esto se puede controlar con dieta y ejercicios y desaparecerá después del parto. Aunque aquellas que la sufrieron durante este proceso, es más probable que la contraigan en el futuro.


(Especial de embarazo Nacional Geographic)

Cambios físicos

Durante este trimestre, los cambios físicos se harán aún más notorios. Tu aumento de peso debe ser de hasta un kilo por mes. En cuanto a tu alimentación, lo recomendable es que comas 300 calorías más por día.
A medida que el bebé crezca y adquiera tono muscular lo sentirás más fuerte. Por lo que deberás buscar la manera que más te acomode a dormir.

El útero está creciendo, y tu cuerpo se está adaptando a este. Por lo que sentirás tirones en los ligamentos del abdomen que se estiran para acomodarse al cambio. Estos son bandas de tejido que sostienen el útero en ambos lados.
A medida que el útero se acerca a los pulmones sentirás que te quedas sin aliento, y que se acelera el ritmo respiratorio con otros cambios normales del embarazo. El corazón palpitará más rápidamente, también porque bombea mayor cantidad de sangre por el cuerpo.

Ya a finales de este trimestre, el útero tiene el tamaño aproximado de una pelota de básquetbol. Producto de ello posiblemente aparezcan estrías. Esas marcas rojas e indoloras se desvanecen ligeramente después del parto, pero no siempre desaparecen completamente. Por lo que existen varias cremas en el mercado para evitar estas marcas.

Asimismo es posible que sientas un cosquilleo, adormecimiento o dolor en las manos y pies. Se cree que esa sensación se debe a los tejidos hinchados. Muchas mujeres sufren del síndrome del túnel carpiano durante el embarazo. El cuál es la apertura que hay adentro de la muñeca y por la que pasan los nervios que llegan a los dedos. Éste se hincha durante el embarazo y la presión puede causar adormecimiento y dolor. El malestar se agrava por la noche.

En este periodo tu prioridad debe ser descansar y comer bien.

Principales cuidados durante este trimestre

• Continuar con las visitas al medico periódicamente para ver como va creciendo el bebé.
• Es recomendable realizarse un análisis de detección del suero materno, el cual es un análisis de sangre que detecta problemas congénitos o problemas de tubo neural y el síndrome Down.
Continúa cuidando tu alimentación. Recuerda que aumentar el peso recomendado durante los nueve meses significa que son menos las probabilidades de que el bebé nazca prematuro o de bajo peso. Sin embargo aumentar demasiado creará incomodidad e incluso complicaciones como hipertensión arterial.
• Más que nunca el cuerpo necesita hierro y calcio.
• Realiza ejercicios suaves no te esfuerces, no olvides descansar. Si tienes sueño, duerme.
• No acostarte boca arriba, porque esa posición puede reducir el flujo de sangre que va al bebé.
• No tener contacto son sustancias peligrosas, como pinturas, productos limpiadores y solventes.
• No olvidar cuidar tus dientes.
• Si notas algo inusual no dudes en preguntarle inmediatamente a tu médico. No es bueno que estés con dudas, eso producirá angustia en ti y eso no es bueno para el bebé.
• Toma agua, no fumes ni bebes.

Prev Después de los treinta aún se puede ser mamá
Next ¿Estás esperando a la cigüeña? Este mes va dedicado a ti

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment