Sobreprotección materna, amor asfixiante

Sobreprotección materna, amor asfixiante

Un niño que no logra conocer el mundo desde pequeño, puede tener serias dificultades en su vida adulta.

Tanto la sobreprotección como el abandono son perjudiciales para los hijos, porque ambos impiden el desarrollo adecuado de la personalidad. Y en general muchas madres consagran su vida a proteger constantemente a sus retoños obviando las consecuencias.

Muchas mamas  no dejan jugar a sus hijos con otros niños por miedo a que les hagan daño, no les permiten andar en bicicleta, ni ir a campamentos, todo para evitar accidentes. Con estas prohibiciones limitan al niño en su vida social, privándoles de compartir, hacer nuevos amigos, divertirse y ser felices como los otros.

La sobreprotección puede ser un estorbo para el desarrollo del niño, incluso puede afectar profundamente su futuro adulto. Aunque no todos los niños reaccionan igual ante la sobreprotección de sus padres, muchos tendrán baja tolerancia a la frustración, serias limitaciones para reconocer sus errores, serán inseguros y tendrán un desarrollo psicológico inferior a su edad.

Las equivocaciones ayudan a los niños a desarrollar una tolerancia saludable a la frustración. Los padres que sobreprotegen a sus hijos creen que, actuando como lo hacen, protegen a sus hijos de las penas y las frustraciones de la vida, pero en realidad consiguen el efecto contrario.

Durante los primeros años de vida es necesario que los niños sientan que sus progenitores están para protegerles, de este modo, crecen con confianza para arriesgarse a explorar el mundo. Pero poco a poco también deben equivocarse y sentirse frustrados.

El niño, que ha crecido en un ambiente protector, donde nada se le negaba y otros solucionaban sus problemas, puede tener serias dificultades en la vida adulta para aceptar que las cosas no sean como él quiere. Esta falta de tolerancia a la frustración puede hacerle verdaderamente infeliz al darse cuenta del mundo al que se tiene que enfrentar.

Prev Los bebés pueden recordar lo que decimos
Next Infertilidad masculina, un problema de pareja

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment