Soy profesora de un niño hiperactivo

Soy profesora de un niño hiperactivo

Hoy es más común ver niños con hiperactividad, esto debido al ambiente influyente y los reforzadores de esa conducta, generando angustia en el niño y sus padres, puesto que no saben cómo cambiar esta situación del sentir y estar en armonía, es por esto que los profesores deben trabajar en conjunto a los padres, colegio, familia, creando un entorno  optimo para el desarrollo estable de su estado emocional.

Los niños hiperactivos son muy poco comprendidos e incluso rechazados por sus pares y entorno social, no saben entender que el niño internamente no se siente a gusto y quiere escapar de todo su desorden interno.

Por esto es que cuando le gritamos, retamos con agresividad, su entono está desordenado y somos ambiguos ante los límites que les ponemos y comunicamos, ellos reaccionan y comienzan a liberar toda esta tensión gritando, moviéndose, desobedeciendo, toda esta energía quieren liberarla y necesitan ser contenidos con amor, afecto y armonía externa.

Podemos decir que todos los niños presentan dificultades en: atención, impulsividad e hiperactividad, pero hay características que se diferencian y veremos sus posibles soluciones:

  • En el colegio cometen errores por no fijarse en los trabajos o en las diferentes actividades. Lo que más caracteriza al niño hiperactivo es su falta de atención cercana a detalles. La distracción más vulnerable es a los estímulos del contexto ambiental. En casa tienen dificultades para seguir las directrices que se le marcan, para organizarse y parece que no escuchan cuando se les habla. Con frecuencia saltan de una tarea a otra sin terminarla, ya que evitan situaciones que implican un nivel constante de esfuerzo mental. Consejo: el profesor debe estar pendiente de todas las tareas del alumno. Hay que tener paciencia, puesto que como son olvidadizos, se les deberá repetir varias veces las mismas instrucciones.

 

  • El niño con hiperactividad habla de forma excesiva, responde antes de que la otra persona termine, tiene dificultad para esperar su turno y frecuentemente interrumpe. Con frecuencia actúa de forma inmediata sin pensar en las consecuencias. Está inquieto con las manos o los pies y no puede sentarse quieto. Consejo: como son inquietos el profesor no puede perder la compostura y debe enfrentarlo con calma. Si un niño hiperactivo ve que su profesor le grita, este no dejará de hacerlo, sino muy por el contrario repetirá ese acto cuantas veces quiera.

 

  • Su comportamiento es imprevisible, inmaduro, inapropiado para su edad. No son malos pero sí que son traviesos. Se muestran violentos y agresivos verbal y físicamente. Con frecuencia mienten y cometen hurtos. Consejo: en esta característica los padres deberán ayudar al tutor escolar. Es fundamental que los padres lleven a un experto médico a su hijo, para que sea diagnosticado y se le medique. Por su parte, el profesor deberá recibir y acatar los consejos que el doctor entregue.

 

  • La mayoría de los niños hiperactivos presentan dificultades en el aprendizaje. El 40 ó 50% de los niños hiperactivos tienen un bajo rendimiento escolar. Tienen dificultades perceptivas, con lo cual no diferencian bien entre letras y líneas y tienen poca capacidad para estructurar la información que recibe a través de los distintos sentidos. Las dificultades de los niños hiperactivos estriban en la adquisición y el manejo de la lectura, escritura y el cálculo. Consejo: De acuerdo a estas características, el profesor deberá tener mayor paciencia con el alumno, hacerle pruebas especiales y repetir  constantemente la materia.

 

  • Como dijimos anteriormente al niño hiperactivo le cuesta seguir las directrices que se le marcan en casa. El niño hace lo contrario de lo que se dice o pide. Los padres tienen especial dificultad para educarles enadquirir patrones de conducta (hábitos de higiene, cortesía…). Consejo: Como profesores, no debemos dejar que por su enfermedad el alumno haga lo que quiera. Si se está comportando de manera adecuada, por algo eso. Ante esto, los profesores deben escuchar los problemas de los niños con hiperactividad, pero nunca darle permisos innecesarios.

Cuéntanos cómo ha sido tu experiencia con niños hiperactivos. 

Te invitamos a leer más artículos para nuestra Comunidad Educativa:

Muestra matemática y tics: recursos para favorecer aprendizajes en educación parvularia

Cómo apoyar a un niño con trastorno específico del lenguaje

Ser una autoridad positiva dentro del aula

 

 

Prev Panoramas de fin de semana largo: ¡A DISFRUTAR!
Next 10 tips para cuidar a tu bebé recién nacido

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment