Su primer amor, ¿cómo enfrentarlo?

descarga

A los cuatro o cinco años de edad, los niños pueden experimentar su primer enamoramiento. Ahí expresan muestras llenas de inocencia y ternura hacia el otro. Ya acercándose a la pubertad, se enfrentan con el conocido como primer amor. Ese que deja huella, no se olvida y hasta se idealiza.

Los niños generalmente están en el jardín infantil cuando comienzan a sentirse atraídos por alguien de la misma edad. Según la psicóloga Anainés Cazador, cada niño actúa de modo diferente, está formando su personalidad y expresa sus enamoramientos a su manera. Algunos expresan su enamoramiento diciéndolo o acercándose al otro para jugar y compartir experiencias, mientras que otros no lo manifiestan y lo viven con más vergüenza.

Pero este inocente amor, del que muchas veces el otro ni se entera, genera distintas reacciones en los pequeños. Existe otro tipo de enamoramiento muy frecuente en la infancia, este es al amor platónico. Quién alguna vez no estuvo enamorada(o) de su artista favorito, de ese actor o cantante que veía en TV. Luis Miguel, Ricky Martín, Pablo Ruíz eran algunos de los grandes amores de niñas que como yo hoy estamos sobre la barrera de los 30. El amor platónico es aquel amor idealizado que nunca llegará a ser más. Es la gracia de tener a alguien como un imposible, lejano, puesto que muchas cosas al conseguirlas nos parecen menos interesantes y hasta no sentimos el mismo amor. En este contexto, el niño(a) se forma una imagen ideal de la persona que ama sin llegar a establecer ningún tipo de relación real más que la platónica.

Cazador explica cómo deben reaccionar los padres ante estos primeros enamoramientos.

-No preocuparse: tener claro que sus pequeños sólo están experimentando sus emociones y sus encuentros con otros de la misma edad.

-Cuidar el vínculo de confianza con ellos: para el pequeño no es fácil contar a su padre o madre que siente algo por otro, es una auténtica confesión, y por lo tanto, una demostración de confianza infantil. Hay que cuidar ese vínculo y no contar a los abuelos u otros, sin la venia del pequeño.

-Acompañar al niño en su primer amor: hay que hablar mucho con el pequeño, no reprimir ni corregir sus actitudes, ésta es una etapa de pruebas y necesitan el sostén emocional de sus padres.

Y en la adolescencia…

La pubertad, fase inicial de la adolescencia representa el campo experimental para los amores románticos, la época en la que no cuentan las experiencias de segunda mano, sino que se quiere experimentar esos cambios profundos. La sexualidad adquiere una nueva dimensión, de forma inexorable el cerebro y los productos endocrinos dirigen a los púberes hacia su primer amor.

Par comprender más sobre este “Primer Amor”, conversamos con la psicóloga Margaret Galarce, quien nos explica este fenómeno en los adolescentes.

¿Por qué idealizamos siempre a ese primer amor, casi sin ver defectos ni complicaciones en éste?

-Es este primer encuentro amoroso se experimentan nuevas sensaciones, las cuales se conjugan con diferentes elementos como los cambios físicos, cognitivos y emocionales propios de la pubertad, también se aprecia el despertar sexual y el deseo de vivenciar nuevas experiencias. Junto a lo anterior, se debe considerar que preliminar a ese “primer amor” cada individuo ha ido elaborando en sus mentes un concepto de ese primer encuentro sentimental, el cual se constituye como un “ideal”, siendo éste influenciado por la historia vital previa, sociedad, cultura, vínculos familiares de cada individuo. Se generan grandes expectativas, y por lo mismo, podríamos entender por qué se escucha a menudo que el “primer amor” carece de imperfecciones, ya que en los encuentros donde la gratificación ha sido la tónica, por lo general es donde se materializa una ilusión que se guarda como un encuentro carente de expectativas futuras, ya que es disfrutar de ese presente sensorial es lo primordial.

¿Qué tan importante es este primer amor en nuestra vida adulta?

-El primer amor romántico es un encuentro vincular amoroso que se da por lo general en la adolescencia. Como toda experiencia que se vivencia por primera vez, es de un carácter muy significativo por lo cual tenderá a quedar registrada  como un hito especial en nuestra memoria siendo recordada de manera agradable o no, de acuerdo sea el caso, cada vez que realicemos un recorrido acerca de las distintas relaciones sentimentales que hayamos tenido.

Como toda  primera experiencia, ésta tenderá a influir en el resto de  las nuevas relaciones. No obstante, es importante señalar que si en esos encuentros sentimentales amorosos tempranos han  existido malas experiencias o traumas asociados, éstos debieran elaborarse, tratarse con algún especialista a fin de alcanzar o desarrollar una madurez emocional necesaria que me permita enfrentar y disfrutar de una nueva relación sin ligaduras o fantasmas del pasado.

Prev Celebra este Día de los Enamorados con los mejores panoramas
Next Primeros amores de verano

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment