¿TDAH? ¿Qué significa esa sigla? ¿Mi hijo podría tener este diagnostico?

¿TDAH? ¿Qué significa esa sigla? ¿Mi hijo podría tener este diagnostico?

 Desde unos años hasta el día de hoy, ha invadido en nuestros colegios el termino “niños con trastorno de déficit atencional con o sin hiperactividad”. Al parecer todos los niños que presentan ciertas características ya son indicados dentro de este grupo.

Por eso mismo, se hace necesario conocer muy bien cuáles son las actitudes o circunstancias, que pueden hacernos creer que nuestro hijo pueda estar padeciendo este trastorno, antes de “etiquetarlo” como tal.

Algunas conductas para tener en cuenta, en relación a un problema de atención son:

–          Recurrentemente no pone atención a detalles y se distrae fácilmente.

–          Los errores tanto en tareas y pruebas, son por descuido.

–          Le cuesta mantener su atención en tareas o actividades, por tanto muchas veces no termina sus actividades o las evita.

–          Parece no escuchar cuando se le habla.

–          Padece problemas para organizar sus tareas y actividades. 

–          A menudo se le pierden objetos.

Algunas conductas para tener en cuenta, en relación a un problema de hiperactividad-impulsividad son:

–          Recurrentemente mueve sus manos, pies o se remueve en su asiento. Le cuesta dedicarse tranquilamente a sus actividades.

–          Puede hablar en exceso.

–          Recurrentemente entrega respuestas sin haber escuchado la pregunta por completo.

–          Le cuesta esperar su turno en todo tipo de actividades.

–          A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de los otros. 

Todas estas actividades deben evidenciarse tanto en el hogar como en el colegio y deben estar presente antes de los 7 años de edad. Si tu hijo/a posee muchas de estas conductas, acércate a un centro medico para que puedan orientarte. 

Si tu hijo ya posee este diagnostico, te ayudamos con los siguientes consejos:

–          Comprender el trastornos y comprender la dificultad que presenta para el niño manejarlo.

–          Cuando comete errores se debe explicar sus consecuencias de manera clara, específicos y persistente.

–          Reconocer su esfuerzo y su éxito al regular su conducta.

–          Utilizar premios o incentivos, en vez de castigos. Se le debe trasmitir confianza en sí mismo a través de frases como: tú puedes, eres capaz, sigue adelante!. La conducta negativa se cambia por una acción correcta.

–          Planificar acciones para realizar frente a situaciones que le pueden generar problemas.

–          Crear rutinas y lugares determinados para cada actividad diaria.  Dividiendo las tareas en bloques para que pueda manejarlas.

–          Tenga una actitud comprensiva y colaboradora con los profesores. Es un trabajo en equipo.

Te invito a visitar www.psicologiainfanto-juvenil.cl y el Facebook/ Psicología Infanto-Juvenil  

Prev Familias felices…
Next Panoramas del 22 al 31 de agosto

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment