Tercer taller de papás en acción: Manejo de situaciones difíciles

CONCURSO

Escribe tu “situación difícil”, mail y teléfono de contacto en los comentarios y estarás participando por uno de los tres cupos que serán sorteados el viernes 4 de septiembre.

¿Te duele la garganta de tanto gritar? ¿Tus hijos te superan  y no sabes que haces mal? Ven a particpar al taller para padres de preescolares “Manejo de Situaciones Dificiles”. Encuentra acá detalles del taller y un concurso por cupos gratuitos para los lectores de Carrusel.

1

“A medida que pasan las semanas siento que es cada vez mayor la demanda emocional que mis hijos exigen de mi y no por ello es mayor la cercanía y el entendimiento que alcanzo tras intentar educarlos, muy por el contrario, pareciera que todos los esfuerzos que hago para llegar a ellos, y establecer el orden del hogar, sólo me alejan cada vez más de la familia que yo imaginaba, cuando no tenía que gritar todo el tiempo y me reía más a menudo”.

En el mes de septiembre tengo el agrado de invitarlos a participar de taller “Manejo de situaciones difíciles”, tercero del ciclo de talleres “Papás en Acción”, dirigidos a promocionar de la seguridad del apego:

La educación de los infantes es un desafío cotidiano que le exige al adulto, mantener el trote, el ritmo que lleve el infante, porque los infantes van creciendo con un ritmo propio y requieren de adultos que los guíen, monitoreen, acompañen, y por sobre que les modelen.

Cada año de vida conlleva nuevas demandas y desafíos. Los primeros años son hoy considerados de manera transversal por la ciencia, como los más importantes de la vida para el desarrollo cerebral, la construcción de identidad, el desarrollo del autoestima, la personalidad y para vivir en un fin, plenamente la salud mental a lo largo de la vida. También hoy es sabido que ciertas conductas parentales facilitan el desarrollo emocional y otras lo obstaculizan.

Las situaciones difíciles las vamos a separar en dos grandes categorías las agudas y las crónicas.

Las agudas a su vez pueden ser generadas, por muchos motivos, dos probables son:

  1. Un contexto que favorece que una situación emerja como conflictiva (se la prometió al infante llevarlo al zoológico y un frente de lluvia inesperado cambió el panorama)
  2. Una situación que se venía incubando y en un minuto estalló. (El hermano mayor de 4 años se mostraba receloso con la llegada del nuevo hermanito, llegan los abuelos y el niño estalla al sentir perder la exclusividad de su tatas)

Y las crónicas se refieren a pequeños problemas que no logran ser resueltos y con el tiempo se acrecientan transformándose en verdaderas pesadillas cotidianas que los cuidadores deben enfrentar cada vez que quieren alimentar, acostar, vestir, bañar, dejar un cumpleaños, dejar la plaza, dejar el supermercado.
aEl infante dentro de su exploración, además de recorrer los rincones físicos de la casa, está también explorando los límites que los cuidadores marcan implicita o explícitamente, si estos límites son difusos o muy tajantes suelen ir acompañados con dificultades y roces en las relaciones. Y lo que a primera vista pudiera ser entendido como cuidadores “buena honda” o cuidadores militarizados (permisivos y estrictos) se transforman en lo real, en deformadores del desarrollo e inhibidores del desarrollo respectivamente.

El buen manejo de situaciones difíciles es un proceso de varias fases y lo primero es aprender a prevenir las situaciones difíciles, ¿cómo dejar de sembrar situaciones difíciles con mi comunicación cotidiana? Si la situación conflictiva ya esta instalada en el hogar es necesario tomar cartas en el asunto y generar cambios profundos en el establecimiento de límites y en la forma de enseñar que las acciones tienen consecuencias. Cuando un infante aprende que, tanto su acciones físicas como sus actos de habla, tienen consecuencias en el ambiente, a corto y largo plazo, la probabilidad relacionarse exitosamente con sus pares, aumenta.

Si sé, que si tiro la comida al piso me quedo sin postre, se vuelve menos probable que a los 18 años choque en estado de ebriedad. (llevando el ejemplo al extremo)

Internalizar que las acciones tienen consecuencias, es un pasaje en primera clase con destino a la madurez responsable.

Objetivo del Taller

Potenciar las habilidades parentales que fomentan la seguridad del vínculo de apego.

Temáticas

Situaciones difíciles agudas y crónicas
Consistencia, Contingencia y confiabilidad
Actos de habla y salud mental
Internalización de consecuencias

Ejercicios

Día 9 de Septiembre
19:00 horas
Holanda 1512 (llegando Pocuro) Providencia.

El taller es abierto y las inscripciones y coordinación de pago son son al mail:

jardinmontessori@hotmail.com.

Los cupos son limitados.

Valor $12.000.

Consultas y dudas: apallamares@yahoo.com

¿Quieres asistir pero no tienes recursos? ¡¡Concurso!!

Escribe tu “situación difícil”, mail y teléfono de contacto en los comentarios y estarás participando por uno de los tres cupos que serán sorteados el viernes 4 de septiembre.

Prev Las embarazadas con gripe A no contagian a sus bebés
Next Los hijos únicos y su formación

2 Comments

  1. bueno mi situacion dificil que parece que es ya crònica es con relación con mi hijo de 3 años 8 meses,nos cambiamos de ciudad y tuvo una regresiòn del pipi completa,antes en el dia hiba solo al baño, esto ya hace 5 meses, hoy en dia es la querra del pipi, al principio le preguntaba a cada rato ¿quieres pipi? me decia que no y sigue jugando y al minuto esta hecho hasta los talones…ya en comienzo todo fue con cariño pero la verdad ya estoy loca! me he enojado mucho con el y me da pena castigarlo pero me saca de mis cabales ademas que tengo otro hijo de 2 que tambien necesita atencion ….me da pena castigarlo tanto ..mas cuando el me dice que “sabe que es malo” en fin es mi situación.fono contacto 9180800

    Reply

Leave a Comment