Tres embarazos, tres sentimientos distintos.

tercer embarazoNo hay duda que estar embarazadaprovoca en la mujermillones de sensaciones y sentimientos encontrados. Pasas por la felicidad, alegría, satisfacción, ansiedad, miedo, frustración, nerviosismo entre otros. Así mismo estos sentimientos van cambiando dependiendo si es tu primer, segundo o tercer embarazo.

En mi caso, cuando estuve embarazada por primera vez, la felicidad del primer momento se vio sobrepasada por los temores y dudas que tenía, ¿vendrá el bebe bien? ¿seré una buena madre? Son sólo un ejemplo de las interrogantes que pasaban por mi cabeza.

A medida que avanzaban las semanas, me fui relajando un poquito, ya había leído más, o bien mi ginecólogo o amigas me habían aclarado algunas dudas, pero cuando se acercaba el momento del parto el nerviosismo y ansiedad, además de los temores y miedos se apoderaban de mí, ¿sabré cuando es el momento? ¿llegaré a tiempo a la clínica u hospital? ¿me dolerá? ¿saldrá todo bien? ¿y si me muero en el parto?. ..Si les contará la cantidad de pesadillas que tuve con respecto al parto, se reirían, y culpa de esto la tiene tanta película gringa que ve una.

Con mi segundo embarazo, si bien los sentimientos no cambiaron mucho, si una esta más tranquila, ya sabía un poco más de como cambia mi cuerpo, sabía que hay ciertos mitos que te cuentan que no son ciertos, sabía a que atenerte cuando iba a los controles con el médico y que exámenes se necesitaban. Al punto que ya no hacía tanto caso a los consejos que me daba la gente, es más, ya hasta me molestaban un poquito. Cuando se acercó el momento de este parto, también ya estaba un poco, sólo un poco, más relajada, al menos ya sabía como se sentía una contracción y en que momento debía partir a la clínica (se suponía, jeje). En resumen ya no era nada nuevo para mí, por lo mismo sabía qué estaba pasando.

Con el tercer embarazo, todo es distinto, estoy ultra relajada, incluso, por falta de horas de mi ginecólogo, me he saltado un control mensual y no he muerto de la angustia, ya sé que hacer en cada control o examen, cualquier tipo de consejo tonto u obvio me molesta.

Los temores y ansiedad son mucho menos. Sé inmediatamente si algo anda mal, hasta como solucionar ciertos malestares, sin necesidad de llamar al médico.

Ya tengo 27 semanas y este embarazo se me ha hecho eterno. Ya no encuentro lindo estar con unos kilos de más por estarembarazada, al contrario. El no poder dormir bien, no es una anécdota, sino una molestia, lo mismo los pies hinchados, la acidez y el cansancio.

Es lindo y maravilloso estar embarazada y no crean que reniego de él, pero nada es tan perfecto e idílico como muchas cuentan, creo que ya hasta estoy cansada de estarlo. Con 3 infecciones urinarias a cuestas, sumado el calor insoportable de esta ciudad, dos hijos super demandantes y con la agilidad que me ha abandonado, lo único en que pienso es que pase luego el tiempo y llegue el mes de abril, a veces creo que no sobreviviré hasta esa fecha, tengo una panza inmensa que representa mucho más de 27 semanas, seguro que antes de abril exploto!

Si con los embarazos anteriores lo único que quería era quedarme embarazada por más tiempo, pues no sabía si podría cuidar y criar a un hijo y después a dos, ahora lo único que quiero es tener a mi bebé en brazos, para regalonearlo y cuidarlo, poder recuperar mi estado físico. El temor de si seré o seremos capaces de sobrevivir como padres con tres hijos, ya no me preocupa, estoy segura que saldremos airosos, quizás un poco más locos, pero estaremos bien.
Si bien en mis embarazos las sensaciones y sentimientos han sido variados, siempre el primer y último sentimiento ha sido la felicidad, al momento de enterarme de estar embarazada y al momento de tener por primera vez a mi hijo en brazos.

Prev Nutrir Sano responde: ¿Qué son los alimentos funcionales?
Next Las 7 causas más frecuentes para ir a Urgencias y su prevención

1 Comment

  1. tengo dos hijas y claramente los embarazos fueron distintos, mi primer embarazo fue esperado y deseado, durante 5 años, fue la felicidad completa con el segundo fue distinto, llego muy rapido y me vi demasiado presionada, habia entrado recien a trabajar despues de tirar licencia con mi hija mayor y yo quedo embarazada de nuevo, luego tuve que asumir, corrian los meses y fallecio el papa de mi marido, llore durante casi todo el embarazo, y mi hija nacio una chicha fresca, ahora la miro y no concibo la vida sin ella, ella es mi princesa que llego a llenarnos de alegrias despues de tan inmenso dolor

    Reply

Leave a Comment