Vacaciones entretenidas con poco presupuesto

Vacaciones entretenidas con poco presupuesto

vacaciones inviernoEn el ajetreado siglo XXI, las horas de juego de los niños han disminuido mucho en comparación a la época de sus propios padres y abuelos.

Pero jugar es una actividad importante y necesaria en la infancia, puesto que es a través del juego como los niños consolidan y practican lo aprendido, por lo que las vacaciones de invierno, donde los niños pasan largas horas de ocio y el “estoy aburrido” es pan de cada día, son una excelente oportunidad para jugar con los hijos.

Si bien puede resultar mucho más fácil poner al niño frente a la televisión o al computador para que se entretenga, la idea es que puedan hacer actividades diferentes, que fomenten su creatividad e imaginación.

Por eso, Fundación Educacional Oportunidad invita a los padres a aprovechar estas vacaciones jugando en la casa. A continuación entregamos algunas ideas sencillas y económicas de materializar, sin tener que exponer a los niños a las bajas temperaturas:

Construir un club: éste se puede realizar con una caja de cartón grande, donde se pueden hacer ventanas y una puerta e invitar a los niños a pintarla. Si no tiene cómo conseguir una caja, se puede utilizar sillas y taparlas con sábanas, toallas, chalón, o incluso jugar debajo de una mesa.

Competencia de aviones de papel: se puede buscar en internet moldes de aviones de papel, los que se pueden hacer con cartulina, hoja de papel, diario, etc. juntos los pueden pintar y decorar y luego hacer una competencia con ellos.

Jugar al teléfono: construir un “teléfono casero” con dos envases de yogurt o latas de conservas, unidas por un cordel o lana. También se le puede poner los números en cada lado, y así, como un juego, aprovechando de reforzar el conocimiento de las matemáticas.

Practicar juegos de mesa: Estos pueden tener mayor o menor dificultad dependiendo de la edad de los niños,. Jugar al memorice, rompecabezas, cartas, yenga, dominó, bingo, etc., puede ser una actividad muy divertida, más todavía si se organiza un campeonato. A los niños les gusta competir, y la competencia les enseña que a veces se gana y otras se pierde.

Hacer manualidades: A los niños les encantan todos los objetos y materiales que usan en el día a día para jugar, como algodón, lana, hojas, lentejas, arroz, botones, entre muchos objetos que podemos encontrar en la casa. Se pueden pegar en hojas de papel o cartulina y se pueden recortar letras o palabras de diarios y revistas para complementar el trabajo.

Disfraces: hay niños a quiénes les encanta disfrazarse. Si no tiene uno en la casa, puede utilizar su imaginación y terminará siendo divertido usar ropas y accesorios para fabricar un disfraz casero.

Si tiene más de un hijo, compartir un rato con cada uno de ellos por separado es una buena instancia para fortalecer el vínculo y saber cómo se encuentran.

Si bien las opciones son muchas, el niño siempre buscará seguir el ejemplo de lo que ve en la casa. Si en ella la televisión está siempre prendida, el menor no entenderá por qué debe realizar actividades diferentes. Busque adoptar costumbres más saludables para que su hijo siga el ejemplo.

Prev Kinesiólogo ¿Cuál es su labor en enfermedades respiratorias?
Next Recomendación Libro del mes

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment