Viajar con niños pequeños sin gastar demasiado

Viajar con niños pequeños sin gastar demasiado


Para mi los viajes significa relajarme y cambiar algunas rutinas, ser más flexible en la alimentación y disfrutar al máximo a los pequeños y a la familia.  Estos viajes pueden ser planeados o locuras de fin de semana que llenan de oxigeno el cuerpo y el corazón de recuerdos y buenos momentos.

Sin embargo el viajar con niños pequeños puede convertirse en un caos total porque a los pequeños les gustan las cosas como en su casa, al menos a los míos. Están acostumbrados a ciertas cosas y parte del aprendizaje del viaje es probar cosas nuevas pero para que todos lo pasemos bien debe de darse poco a poco.

Una de las ventajas de este mundo globalizado es que por lo general encontramos la mayoría de cosas en todos los lugares, sin embargo como papás hay que evaluar cuales son indispensables para nuestros hijos, para llevarlas con nosotros, y cuáles podría ser bueno probar.

En los viajes, hay veces terminas cargando mucho pero de esta manera de aseguras de que todos pasen un momento agradable.

En muchos restaurantes la oferta para niños puede ser limitada y si encuentras una oferta amplia, con los pequeños es muy común que se desperdicie gran parte del plato por lo que es importante saber que ordenar para no acabar pagando una cena muy cara y ver que la mayoría de la comida se desperdicio.

Quiero compartirles lo que nos funciona a nosotros para desperdiciar menos, gastar menos y pasarla bien cuando viajamos con nuestros hijos pequeños por periodos cortos, máximo una semana y la estancia es en hotel:

  1. Considerar que les gusta comer a los niños entre comidas y estar preparados para que tengan algunos refrigerios como en casa. Por ejemplo yo suelo lleva la caja de cereal que les gusta, algunos frutos secos y dos recipientes para dárselas.
  2. Si el viaje es de varios días vale la pena visitar un supermercado y comprar fruta que les guste y que se sencilla de comer y mantener (manzanas, uvas, plátanos), de esta manera les pueden ofrecer y tener en la habitación la fruta que les gusta a sus pequeños.
  3. Si el cuarto cuenta con un mini-bar. Pueden sacar los refrescos o bebidas que no van a consumir para hacerle espacio a la leche, yogurt y fruta de los pequeños.
  4. Si la oferta para desayuno es buffet, pidan dos buffet de adulto y ordenen para sus hijos solo lo que van a comer. No tiene caso pagar un buffet de niño si los pequeños solo quieren fruta, huevo o una caja de cereal de sabores porque les llama la atención.
  5. Si van a la playa es muy importante hidratarlos y las botellas de agua suelen ser muy caras en los hoteles. Pueden llevar unas cuantas botellas para tener al alcance sin pagar de más.
  6. Si ya no toman leche materna y les gusta cierta marca, lo ideal es llevar varios tetrapacks pequeños dependiendo del número de días que dure el viaje, de esta manera no desperdician un litro de leche si no hay lugar donde guardarlo y sus hijos pueden tener la leche que les gusta en el momento que acostumbran.
  7. A la hora de comer o cenar, muchas veces el papá o la mamá tiene que sacrificar su elección para pedir algo que sea del gusto de los niños. Esto se puede hacer de vez en cuando pero si quieren pedir algo solo para ustedes consideren los gustos de sus pequeños y ordenen un solo plato para los dos niños.
  8. Otra cosa que nos funciona a nosotros es pedir nuestros platillos e invitar a nuestros hijos que prueben.
  9. No estoy sugiriendo que los niños se queden con hambre, solo que elijamos bien su platillo para no terminar pagando por algo que nadie se va a comer.
  10. Paciencia, mucha paciencia. Hay niños que se sienten como pez en el agua explorando nuevas cosas pero hay otros que les cuesta trabajo. Tengan esto en mente y traten de relajarse, una vez que están fuera de casa lo que nos queda es disfrutar y ser pacientes con los pequeños.
  11. Para que la llegada al lugar sea más sencilla, tengo una bolsa (maleta) especial para guardar todo lo pesado de comida (agua, leche, recipientes, biberones). De esta manera al llegar al hotel es un solo bulto y de regreso al venir casi vacía puede doblarse e incluso caber en otra de las maletas.

 

Lo único que me resta decir es a disfrutar, las vacaciones son el momento ideal para relajarse, pasarla bien y aprender nuevas cosas. Espero que estos consejos les sirvan para su próxima escapada con los peques y si quieren compartir algo con nosotros nos encantaría escucharlo.

Prev La Pared de Arte
Next Organizando el tiempo de los niños pequeños

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment