¿Qué podemos hacer si hay violencia en las aulas de nuestros hijos?

¿Qué podemos hacer si hay violencia en las aulas de nuestros hijos?

Pero qué entendemos por agresividad: Según los expertos en el tema existen dos factores dentro de la conducta agresiva. Los de tipo cognitivo-social, que se caracteriza por una alta tolerancia a la violencia mezclado con poca necesidad de reparar y moralidad. Y el segundo son los procesos afectivo-impulsivos o más conocido como el control de las emociones, en el cual se tiene miedo al castigo y hay una alta necesidad de reparar.

Ahora, el bullying se entiende como una forma de maltrato normalmente intencionado y perjudicial, de un estudiante hacia otro compañero, generalmente más débil, al que convierte en su victima habitual; suele ser persistente, puede durar semanas, meses o años. Este maltrato puede tomar varias formas:

  • físico (agresiones)
  • sexual (intimidaciones y vejaciones)
  • verbal (sobrenombres, insultar)
  • social (rumores descalificadores y humillantes)
  • indirecto (se induce a agredir a un tercero). 

Todos estos abusos provocan en las victimas: sensación horrible; daños; son infelices en el colegio; afectan su concentración y aprendizaje; algunos pueden sentir dolor de estomago, de cabeza, pesadillas, ataques de ansiedad; miedo de vivir en su propia casa; vidas amenazadas; y muchas veces se convierten en abusadores para evitar lo anterior.

Si empezamos a observar que nuestro hijo/a posee ciertas de estas conductas, debemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Siempre apoyarlo emocionalmente, dándole a entender que juntos solucionaran el problema y que él no tiene la culpa de la situación que esta viviendo.
  • Acercarse a conversar con el profesor jefe, con una actitud de solucionar de manera calmada el problema, comentándole lo sucedido y que es lo que él sabe de esa situación.  El profesor tiene el deber de investigar lo que le esta mencionando la familia, buscando ayuda en el psicólogo u orientador del colegio, para manejar de la mejor forma posible el problema. También es importante que la dirección del colegio sepa lo que esta sucediendo.
  • El trabajo debe ser colaborativo, por tanto deben estar implicados las familias (abusador y abusado) y el colegio.
  • Dependiendo de la gravedad del problema el colegio debe sancionar a los involucrados según el manual de convivencia que ellos proponen, siempre en el foco de formar en vez de reprimir, reparando el daño cometido.
  • Existen casos donde se les exige a los padres asistir junto a su hijo/a al psicólogo, para que lo ayude a resolver sus problemas y enfrentar la situación actual (tanto abusador como abusado)
  • Ayudar a nuestro hijo/a a recuperar amistades o a obtener nuevas, ya que le ayudara a dejar atrás este mal episodio.
  • Para que no le vuelva a pasar, debemos recomendarle que: lo ignore; no lo mire; que demuestre que no le importa, no llorando frente a ellos; responder al acosador con tranquilidad y firmeza  a sus insultos; convertir sus comentarios en chistes, por ejemplo cuando se burla de tu ropa; alejarse de la situación si es necesario buscando un sitio donde haya un adulto; si te molestan habla con un adulto para pedir ayudar.  

 

 

 

Prev Reentendiendo la Sagrada Maternidad Femenina
Next Huellas de Vida: emociones positivas

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment